CONVOCATORIA 2015 PARALAJE N°12, AÑO 7

EXTENSIÓN DE PLAZO: RECEPCIÓN DE TEXTOS HASTA EL 15 DE OCTUBRE.

FAMILIA EN FILOSOFÍA: CONCEPTO, APARATO & ESCENA.

En la presente convocatoria, hemos querido indagar sobre  la pertinencia filosófica de la familia, no sólo como objeto particular de una reflexión sistemática dentro de la tradición, sino sobre todo, como un punto de convergencia estratégico y polémico de múltiples prácticas de lectura y discursos críticos de contingencia. En efecto, consideramos que  la familia responde a  efectos de gravitación que pueden registrarse tanto en el interior del campo teórico, como en la coyuntura política actual, siendo la apelación a su estructura el  significante clave en  distintas controversias, tales como la reforma educacional o el matrimonio igualitario.

El discurso filosófico no suele pronunciarse extensamente sobre la familia: suele ser un capítulo secundario respecto del tratamiento de la cuestión del poder político público o el Estado. La familia y los vínculos familiares han cumplido ciertamente un rol esencial en formas de pensamiento mítico y religioso, siendo ejemplos de ello la cosmogonía griega y la teología cristiana. En cierto modo, los vínculos de parentesco son una fuente universal de metáforas para las sociedades tradicionales. En el pensamiento moderno, es posible encontrar reflexiones, teorías y usos de la familia que re-enfocan su significado y su función, concediéndole incluso cierta centralidad en el planteamiento sistemático. En el desarrollo del pensamiento de Hegel, particularmente en la dialéctica del reconocimiento, los vínculos afectivos de pareja y su resultado en la formación de una familia, aparecen como modelo universal para pensar las relaciones humanas. Pensadores conservadores franceses del siglo XIX como Bonald y Le Play dedicaron una reflexión profunda a  la función de la familia en el orden social moderno emergente, en tanto mecanismo para asegurar el principio de autoridad. En su conocida obra  El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado, Engels desarrolla las notas de Marx sobre el libro pionero de Lewis Morgan La Sociedad Arcaica y propone una interpretación de las formas de familia que se articula con los modos de producción y sus relaciones de dominación. En Nietzsche, aparte de referencias explícitas a sus propias relaciones con su hermana y su madre, la sola idea de “genealogía” remite a una semántica de la generación y la familia.

A partir de Freud y Levi-Strauss las relaciones de parentesco adquieren una relevancia inédita para distinguir lo humano respecto a formas de vida ‘meramente’ naturales. La prohibición del incesto y sus soportes afectivos aparecen como el punto de paso que demarca una forma de vida cultural e institucional respecto a la orientación por ciegos mecanismos externos. Con Lacan, la socialización traumática en el orden normativo sociocultural (inscripción en el orden simbólico) que se inicia en la familia se cruza directa y esencialmente con la estructura lingüística de la conformación de la subjetividad. Horkheimer y Adorno promovieron y participaron en vastos proyectos de investigación teóricos y empíricos sobre familia y autoridad, proponiendo una génesis psicosocial del totalitarismo en el impacto de las crisis del capitalismo sobre la estructura patriarcal ‘tradicional’’ mediante el debilitamiento de la autoridad paterna.    

En el horizonte contemporáneo, algunas corrientes filosóficas del ‘post-estructuralismo’ han propuesto una descripción de la familia, al menos bajo su figura patriarcal dominante, como dispositivo de poder, control y administración de las potencias y derivas de energías, cuerpos y placeres. El pensamiento feminista ha cuestionado la arbitrariedad de las distinciones público/privado sobre la que  se construye la familia como un ámbito de relaciones sustraído a las normas políticas de igualdad y reconocimiento. Más, recientemente, el desarrollo crítico del enfoque teológico-político ha puesto de relieve la pertinencia de las categorías trinitarias del cristianismo para comprender el capitalismo contemporáneo.   

Vuelto sobre las condiciones de producción de la filosofía, J. Derrida ha mostrado la operación de los lazos familiares como filiación y fraternidad en la construcción del texto y la institución de la filosofía (especialmente en Platón, Hegel y Marx). En Chile, Patricio Marchant instaló a la ‘escena’ de la relación filial madre-hijo en un lugar central del pensamiento filosófico y la reflexión sobre sus prácticas de escritura. La familia y su trópica se puede también encontrar directa o indirectamente en el concepto de ‘parecidos de familia’ de Wittgenstein o en la figura heideggeriana de lo Unheimlich, como experiencia de extrañamiento o ‘no-familiaridad’ con las coordenadas mundanas de sentido. 

Tomando en cuenta estas referencias y otras posibles, invitamos a enviar trabajos que aborden la familia como cuestión de la filosofía. A modo de orientación, nos permitimos sugerir las siguientes preguntas: ¿Cómo ha sido pensada filosóficamente la familia, teniendo en cuenta los límites y condiciones (metafísicas, epistemológicas, políticas, jurídicas, etc.) de esa reflexión? ¿Existe alguna estructura de familia “natural” o específica de la especie humana? ¿Qué pasa con la familia ante la crítica o deconstrucción del falogocentrismo dominante en la tradición filosófica occidental? ¿Cuáles son los sentidos y funciones asignados a la familia en el entramado ideológico discursivo e institucional imperante, y cuáles son, si acaso los hubiera, sus supuestos filosóficos? ¿Qué relevancia y pertinencia tiene la familia en el enfoque biopolítico, especialmente, bajo el ‘paradigma inmunitario’ (y cómo pensar la familia fuera de ese paradigma)? ¿Cuál es el campo de conexiones conceptuales, sentidos y operaciones filosóficas vinculados a la familia, la filiación, la fraternidad, el parentesco, la infancia y amor en el pensamiento contemporáneo? ¿Cómo configuran la familia y su trópica al texto filosófico?